MQC Photo Costa Rica
Header image alt text

La Teja (español)

LT06_BukiTico_mquesada-5
En el elevador que nos lleva a las oficinas de "La Teja" en el sexto piso de un edificio en el centro de San José.

El pasado viernes 6 de noviembre viví una experiencia que jamás imaginé. Después de una llamada de mi querida amiga Graciela, fui “contratada” como colaboradora del periódico La Teja… bueno, exagero, colaboré ese día para el periódico para que mi amiga pudiera disfrutar de su día libre. No tengo nada contra la publicación, pero tal vez debo confesar que jamás imaginé trabajar allí, ya que no es el tipo de periodismo que me gusta.

Para aquellos que no lo conocen, el periódico La Teja es una publicación diaria que trata de representar lo más popular del ser costarricense (estoy tratando de ser políticamente correcta).  La contraportada (y muchas veces también la portada) siempre tiene fotos de alguna mujer en ropa interior especialmente de espaldas enseñando su trasero. El periódico no cubre política, le da mucha importancia a los deportes y le encanta incluir sucesos. Además, su página web no tiene el contenido, sino las fotos de las “Chicas Hot”.

Ese viernes a las 9:50 am estaba en sus oficinas en el sexto piso de un edificio en el puro corazón de la ciudad de San José.  Los escritorios de fotografía están escondidas al fondo de las instalaciones, tiene una ventana que da a un patio de luz y para ventilarla mejor hay que utilizar aire acondicionado.  Yo entré directo y me senté a esperar que me asignaran trabajo.

Pasaron al menos unos 45 minutos antes de tener comunicación con alguien “de afuera”. Me llamó una compañera periodista para solicitarme que apenas tuviese una salida aprovechara para fotografiar una plaza en la escuela Naciones Unidas. Eso me alegró, al menos iba a tener esa salida.

Casi de inmediato llegó otra compañera periodista que me dijo de manera alarmada “hay un tipo amarrado por fuera de las instalaciones de Repretel, necesitamos que vaya a sacarle fotos.” Yo me levanto apresuradamente, para darme cuenta que tenía que lidiar con el problema “transporte”, al no estar acostumbrada a una publicación que tiene trasporte para sus reporteros no sabía ni por donde empezar… y la cosa se complica aún más cuando “transportes” pide un correo electrónico solicitando el servicio, luego dice que no hay carro y termino yendo en taxi… este sistema sí lo conocía.

En fin, llegué a Repretel, esperando un montón de periodistas y una persona dramáticamente amarrada en una situación de muchísimo peligro… pero todo lucía demasiado normal, tal vez se habían equivocado, o yo me había equivocado de lugar… pero luego divisé junto a un poste de luz un señor con un bulto rojo y una gorra blanca, amarrado con su propia jacket y un cable metálico que parecía había recogido en el camino.  Me le acerqué y confirmé que era la persona que estaba buscando.

Don Marlon Antonio Herrera Aguilar, nicaragüense, me contó una historia muy triste de injusticia y desesperación (tenía que estar muy desesperado o muy loco para someterse a semejante bufonada) yo le tomé las fotos y me angustié de verle, hacía mucho calor y se amarró donde ni siquiera le pegaba sombra. No sé que sucedió con Don Marlon, y la historia ni siquiera fue publicada, solo espero que eventualmente haya terminado su tortura auto infligida y haya ido a casa a tomar agua y buscar la paz de otra manera.

De regreso al periódico pasé por la escuela a tomar la foto de la plaza, esta sí fue publicada.

LT06_BukiTico_mquesada-3
Marlon Antonio Aguilar se amarra a un poste afuera de las instalaciones de Repretel (una productora de televisión).
LT06_BukiTico_mquesada-1
Marlon Antonio Herrera Aguilar, asegura estar perdiendo la vista por un accidente en el trabajo de donde fue despedido.
LT06_BukiTico_mquesada-2
Marlon Antonio Aguilar muestra documentos de una demanda legal que inició contra su ex-empleador, y asegurar haber sido amenazado de muerte si no detiene la demanda.
LT06_BukiTico_mquesada-4
Una plaza de fútbol en la Escuela Naciones Unidas donde habrá una feria del agricultor cada fin de semana.
caritas
"Creo que...".

Una vez en el periódico debía ir a almorzar, ya era la 1 de la tarde y yo tenía mucha hambre. Mientras bajaba por el elevador pensaba a dónde podía ir… y decidí hacer de mi experiencia lo más “de masa” posible, así que comí en el McDonald’s de Plaza de la Cultura. Sentada en sus banquitos me dediqué a mirar hacia la plaza y ver la gente pasar. La alimentación no fue la más saludable, pero al final, la lectura que estaba produciendo tampoco lo era, pero debemos reconocer que ambas situaciones fueron muy entretenidas.

Una de las características más interesantes de La Teja es que casi todos los artículos tienen una sección que se llama “Creo que…”, donde se coloca la opinión de personas al azar sobre el tema que trata el artículo. Al regresar al periódico tuve que hacer uno de estos.

En la tarde tuve la asignación más importante del día. En la noche del sábado siguiente habría en Costa Rica el concierto de un cantante mexicano conocido como “El Buki”, muy famoso en los 80s y 90s por sus canciones románticas interpretadas por su grupo llamado “Los Bukis”. Sucede que en Costa Rica tenemos un doble de este personaje, un señor que después de cantar por muchos años las canciones de Los Bukis, decide dejarse el pelo y la barba y resulta sumamente parecido al famoso cantante, desde entonces trabaja actuando como tal.

La Teja decide entonces llevarse al “Buki-tico” a visitar el hotel donde se hospeda “El Buki” verdadero, para ver si podía provocar un encuentro.

Esperamos por casi 3 horas y no logramos el encuentro, pero si logramos fotos con sus músicos, con fans que creían estar con el verdadero y con el hermano del Buki. Esta nota también logro ser publicada en el diario del día siguiente, llenó una página completa y dominó la gráfica de la portada.

Mi día en La Teja terminó a las 9 de la noche cuando regrese a mi casa cansada porque no esperaba trabajar hasta tan tarde. ¡No se ganó mucho pero se gozó!

LT06_BukiTico_mquesada-10
Sergio Ramírez, El Buki Tico trata de conocer al verdadero Buki en el Hotel La Condesa.
LT06_BukiTico_mquesada-13
Sergio Ramírez, El Buki Tico no pudo conocer al verdadero Buki en el Hotel La Condesa, pero conoció a su hermano, Miguel Solís.
La Teja
¡Miguel Solís lee La Teja!

2 Responses

  1. Luis Arturo says:

    Bueno creo que el dia fue una Teja, estuvo movido, pero no hay de otra, asi es la vida del trabajador.

    Creo que fue una linda experiencia.

    Felicidades.

Leave a Response

Previous & Next posts